Ir a contenido

Educastur

Menú de Apoyo a la Navegación

Buscador Interno

 
Enlace a la parte institucional

Estás en:
  1. Inicio
  2. >
  3. Familias
  4. >
  5. Escuela de Familias
  6. > La importancia de educar para la buena alimentación, los hábitos de higiene y el cuidado del cuerpo

La importancia de educar para la buena alimentación, los hábitos de higiene y el cuidado del cuerpo

La educación es la base de casi todas las conductas del ser humano y los hábitos saludables también se aprenden. Poco a poco, de forma paulatina, las familias deben inculcar a sus hijos e hijas estos hábitos para que desde pequeños sepan cómo cuidarse y gocen de un estado de bienestar y una buena calidad de vida.

La importancia de educar para la buena alimentación, los hábitos de higiene y el cuidado del cuerpo son tres temas en los que se debe hacer especial hincapié.

La alimentación equilibrada

La población infantil española con problemas de sobrepeso se ha triplicado en los últimos 15 años, debido a causas como los cambios nutricionales o el sedentarismo.

Una alimentación saludable es uno de los pilares del buen estado general y del rendimiento escolar. Será la que proporcione los nutrientes necesarios para un adecuado crecimiento y desarrollo y posibilite la necesaria actividad física. En consecuencia, se adaptará a las necesidades de cada persona, a las diferentes etapas del crecimiento y al ejercicio físico realizado. Es primordial que padres y madres alimenten a los menores de forma equilibrada, variada y suficiente. La siguiente pirámide de la alimentación nos indica cuáles son los tipos de alimentos recomendados y las raciones diarias de cada uno de ellos.

Image

Ejemplos de raciones:
En Lácteos:
1 taza de leche (200-250 cc) o 1 cuajada o 2 yogures o 2 petit suisse o 80 g queso fresco o 30-40 g queso magro.
En Carne, Pescado, Huevos:
80-100 g de carne o 100-120 g de pescado o 1-2 huevos medianos 0 30-40 g de jamón, fiambre, embutido o similares
En Cereales, Patatas, Legumbres:
Plato de arroz, pasta o legumbre (60-80 g en crudo), rebanada gruesa de pan, patata como plato (200 g) y como guarnición (100 g)
En Verduras: Plato (200 g) y guarnición (80-100 g)
En Frutas: 1 pieza mediana (120-150 g) o 2-3 pequeñas, 1 vasito de zumo
En Frutos secos: Un puñado (20-30 g)
En Azúcares: 2 terrones

Algunas recomendaciones:

  • Las necesidades nutritivas se cubrirán a lo largo del día y se recomienda repartirlas en 5 comidas: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena, de manera que de las calorías totales el 25% correspondan al desayuno y la media mañana; el 30 o 40% a la comida; el 10 o 15% a la merienda y el 20 o 30% a la cena. Comer 5 veces al día hace que las digestiones sean mejores y que en ningún momento nos falte energía para afrontar las actividades diarias. Además evitas picar fuera de horas y llegar a la siguiente comida con demasiada hambre. (Si fuese necesario picar entre horas es preferible hacerlo con alimentos como frutas y frutos secos).

Todas las comidas son importantes, pero especialmente el desayuno, que en demasiadas ocasiones se hace mal o no se hace. Después de dormir nuestros niveles de energía por la mañana son bajos, ya que el organismo lleva más de 8 horas sin probar alimento. Debemos procurar que se levanten con el tiempo suficiente y proponerles un desayuno variado, incluso diferente para los distintos días de la semana. Un desayuno completo y equilibrado es el que se compone de un lácteo (leche, cuajada, yogur...), cereales (tostadas, galletas, cereales de desayuno o muesli, etc.) y fruta o zumo.

  • Destinar tiempo para no tener que comer con prisa. El hábito de comer con tiempo suficiente debe de aprenderse ya en la infancia y no abandonarlo en la adolescencia. Los padres y las madres deben comprometerse con el ejemplo e intentar en la medida de lo posible que estén acompañados a la hora de comer. Es un buen momento para hablar en familia.
  • También es importante tener en cuenta que el mundo que hay en torno a la comida está rodeado de estímulos agradables, por lo que no está bien premiar o castigar a los más pequeños con la comida. Darles una chuchería como recompensa, de forma sistemática, por haber hecho algo bien o amenazar con dejarles sin postre, son dos posturas no recomendables, pues si el menor atribuye a la comida un valor emocional puede llegar a tener una mala relación con los alimentos.
  • No se les debe forzar a comer ni consentir caprichos sistemáticos. Hay que buscar alternativas que permitan sustituir alimentos entre sí dentro del mismo grupo y con valores nutritivos similares y que puedan ser mejor aceptados por sus hijos e hijas.
  • No es recomendable tener la televisión encendida mientras se come.
  • Una medida muy eficaz para inculcar hábitos de alimentación saludables en los menores es dejarlos colaborar en la compra y convertirlos en colaboradores eficaces en la elaboración de las comidas adjudicándoles tareas acordes con la edad. Y eso sin olvidar preparar comidas atractivas para que al menor le entren por los ojos y no las rechace sin más por su aspecto.

Sobre algunos alimentos:

  • El pan es un alimento rico en almidón, un hidrato de carbono complejo que proporciona la energía que necesitamos para poder funcionar.
  • Los refrescos son bebidas que contienen fundamentalmente agua carbonatada o con gas, azúcares y distintos aditivos (saborizantes, colorantes, conservantes). Las calorías que aportan son "calorías vacías", es decir, que no nutren al organismo.
  • La llamada “comida basura” es rica en calorías, grasas, azúcares y sodio. No es bueno abusar de ella.
  • Conviene restringir los dulces, “chucherías”, bollería industrial y refrescos sólo a los días de fiesta.
  • Si los niños y niñas comen en el comedor escolar, tendremos que preocuparnos de completar en la cena las necesidades diarias.

La alimentación equilibrada y el ejercicio físico saludable favorecen el mantenimiento de una imagen corporal con la que nos sintamos bien y ayudan a evitar los trastornos de la alimentación más habituales, así como la obesidad. De todas formas, cada persona es diferente, su cuerpo es diferente y tiene un desarrollo particular. Es importante ayudarles a adquirir la capacidad de analizar críticamente los modelos físicos, tanto para chicas como para chicos, que se imponen desde la moda, la televisión…, y que se alejan de lo que consideramos saludable.

Hábitos de higiene
Es importante para el bienestar de los niños y niñas que adquieran paulatinamente hábitos de higiene que contribuyan a un crecimiento saludable. Por eso las familias deben enseñarles que es necesario cepillarse los dientes después de todas las comidas, lavarse las manos antes de comer, ducharse diariamente, secarse minuciosamente, cambiarse de ropa interior también todos los días y cuidar su aspecto personal.

A los dos años, es la edad cuando debe empezar el proceso del cepillado de los dientes. En los establecimientos ya hay una amplia gama de cepillos y pastas de dientes especialmente diseñadas para los menores que ayudarán a los padres a hacer que la hora del cepillado sea acogida con mayor agrado por sus hijos.

Como recogíamos en el artículo Educar para la salud. Educar para la vida, muchos de los hábitos saludables comienzan siendo como un juego de imitación de las conductas de las personas mayores, con el interés que tiene para los niños y las niñas el hacer las cosas por sí mismos. Potenciar el elemento lúdico del aprendizaje facilita la adquisición de los hábitos: utilizar una pasta de dientes de sabores que sea diferente a la de los adultos o un cepillo infantil, colocar un pequeño banco que les permita llegar al lavabo por sí mismos, no preocuparse porque se manchen cuando aprenden a comer, presentar las comidas de forma original para que resulten atractivas, dejarles que nos ayuden a cocinar o a decidir qué vamos a comer… Para conseguir incorporar esos hábitos saludables a las rutinas diarias hay que ser constantes e insistir sin desfallecer para que el proceso educativo madure y dé sus frutos.

Se puede descargar de la red la guía de alimentación para familias editada por el Ministerio de Sanidad y Consumo titulada La alimentación de tus niños


 

Modificado el lunes, 02 de abril de 2007

 

Pie de página e información de contacto

Twitter
Ir al portal del Principado de Asturias

   © Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno del Principado de Asturias